Comunidad de Jesús Mesías

Luz A Las Naciones

La Versión King James De La Biblia

Por El Pastor Cohen G. Reckart

Introducción

¿Irá una persona al infierno porque ella no crea que la KJV es la palabra pura de Dios preservada por la supuesta voluntad *providencial* de Dios para estar sin error en absoluto? Lo que doy a entender aquí, es que aunque la KJV sea quizá la "mejor" versión Inglesa, hay otras versiones de los antiguos manuscritos que traducen mejor una palabra o un pasaje. Entonces hay la cuestión de insertar versos enteros como 1 Juan 5:7-8 en la KJV que realmente no se encuentran en ningún lugar en los manuscritos más antiguos. ¿Son entonces estas interpolaciones humanas la "pura" palabra de Dios porque están en la KJV? Yo no lo creo así.

¿Es pecado leer estas otras traducciones y o para un Ministro citarlas al enseñar y predicar la Biblia? No lo creemos así. Muchos Ministros usarán un léxico o diccionario Griego o Hebreo para conseguir la raíz de las palabras o el significado de una palabra no en el texto. Ellos entonces enseñan estos hallazgos personales y en efecto retraducen palabras y textos utilizando su propia pericia en la interpretación de palabras. ¿Es entonces erróneo que estas "mejores" interpretaciones sean traducidas en una versión distinta de los manuscritos? No lo creemos así. ¿Recuerde, la King James Versión está sólo desde 1611 y antes de eso cuál traducción era la Biblia? Nosotros en la Comunidad de Jesús Mesías utilizamos casi exclusivamente la KJV, pero también utilizamos otras traducciones y otros léxicos para mejor entendimiento de los textos de la Biblia. Nos oponemos a traducciones dónde es obvio que el texto ha sido torcido y el verdadero intento y pensamientos que se transmiten son totalmente erróneos y conducen a una persona a una conclusión errada en asuntos de fe, salvación, práctica, y doctrina. Dónde hay una traducción distinta de una palabra o frase y estas bases de nuestra teología no sean puestas en peligro o adulteradas, entonces no vemos peligro si se puede realizar el mismo intento y conclusión aunque se utilicen palabras diferentes para provocar esto.

La KJV, Una Buena Traducción Bíblica Pero No La Única

Este artículo de texto por Jeff Smelser

La King James Version, o "Versión Autorizada," de la Biblia, publicada primero en 1611 bajo la autoridad del Rey James de Inglaterra (de allí la designación, "Autorizada"), fue en aquel día una muy buena traducción, y es todavía hoy una traducción útil. Sin embargo, esto nunca ha sido debido a la reverencia que muchas personas tienen hacia ella. En realidad, ninguna traducción se debe a la reverencia que muchos tienen hacia la King James Version.

La inspirada palabra de Dios estaba y está libre de error, siendo la obra no meramente de hombres, sino de hombres dirigidos por el Espíritu de Dios (2 P. 1:20-21, Hechos 1:16, 2 Ti. 3:16). Las traducciones de esa palabra, no obstante, están sujetas a las limitaciones de la habilidad humana, y por lo tanto, son imperfectas. Además, los errores surgen no sólo en el proceso de traducción de los idiomas originales utilizados por Dios a otros idiomas, sino también debido al hecho que las traducciones se hacen de textos de la palabra de Dios en los idiomas originales, textos los cuales son en sí mismos imperfectos en grados variantes. Este último punto es con lo que nosotros tendremos relación en este estudio, y especialmente con lo que tiene que ver con la King James Version. Ninguna de las escrituras existe hoy en la mano del escritor original. Más bien copias hechas a mano, y de hecho, copias de copias, de los originales existen, algunos muy antiguos. Éstos son llamados manuscritos. Estos manuscritos son copias imperfectas, que contienen el mismo tipo de errores que se dividen en copias hechas a mano de algún pedazo de literatura, sea una obra de Shakespeare, Homero, o un libro de informe de la escuela.

Los traductores trabajan con la compilación de estos manuscritos. Estas compilaciones representan los esfuerzos de hombres por suprimir los errores (interpolaciones, omisiones, sustituciones) de cada manuscrito individual comparándolo con varios manuscritos, y llegando al texto que represente tan exacto como sea posible el texto original de las escrituras. Este proceso es llamado la critica textual.

Alrededor de cinco mil manuscritos, incluyendo varios ya del tercer siglo, están disponibles a los críticos textuales hoy. Algunos de éstos incluyen virtualmente la Biblia entera, mientras otros contienen sólo ciertos libros, o grupos de los libros de la Biblia. Algunos son meros fragmentos. Tal evidencia extensiva de manuscritos contribuye a la habilidad de modernos críticos textuales para presentarnos con un confiable texto de la palabra de Dios.

Sin embargo, tal extensiva evidencia y antiguos manuscritos no estuvieron disponibles en el tiempo que la King James Version fue traducida. Incluso tal evidencia de manuscritos que estaba disponible no se utilizó efectivamente lo que habría sido el intento para determinar el texto original.

El Texto Detrás de la King James Version

El texto Griego utilizado por los traductores de la King James Version es llamado comúnmente el Texto Recibido, el cual a su vez tuvo sus inicios a comienzos de 1500 cuando se hicieron los primeros textos Griegos impresos. La Biblia Complutense era una Biblia políglota, publicada en varios volúmenes. El quinto volumen, el cual incluía el texto Griego del Nuevo Testamento, fue impreso en 1514. No obstante, el texto Griego de Erasmo, impreso en 1516, fue el primero en ser comercializado. Por esta razón, y otras, el texto preparado por Erasmo sobrepasó el texto Complutense en popularidad, y ejerció la influencia más grande sobre todos los textos a seguir durante los siglos posteriores.

Después que el texto de Erasmo había afrontado varias revisiones, Roberto Estienne, llamado comúnmente como Estefanus, publicó ediciones sucesivas del texto Griego. Sus dos primeras ediciones eran compuestos del texto de Erasmo y el texto Complutense. Sin embargo, la tercera edición (1550) estaba basada principalmente en la cuarta y quinta edición del texto de Erasmo. Esta edición de 1550 ganó una vasta aceptación en Inglaterra, y para muchos es sinónimo con el Texto Recibido.

No obstante, no fue hasta 1624 que la frase, Texto Recibido, o en el Latín, Textus Receptus, fue realmente acuñada, y luego ésta estuvo desde el prólogo hasta la tercera edición del texto Griego publicado por Bonaventure y Abraham Elzevir. Las palabras eran, como fueron descritas por Bruce Metzger, parte de "una más o menos frase causal anunciando la edición (lo que los modernos publicadores podrían llamar la 'propaganda')." La frase alardeaba en Latín que el texto presentado era "el texto que es ahora recibido por todos." Así nació la frase Textus Receptus, o Texto Recibido.

El texto publicado por los hermanos Elzevir fue tomado principalmente del texto publicado por Teodoro Beza en 1565. El texto de Beza mostraba su herencia del de Estefanus, y finalmente del de Erasmo. Es este texto básico, común a Erasmo, Estefanus, Beza, y los hermanos Elzevir, el cual reposa detrás de todas las traducciones protestantes al Inglés que fueron hechas del idioma Griego antes del decimonoveno siglo, incluyendo la King James Version. Según la Nueva Enciclopedia de Conocimiento Religioso de Schaff-Herzog, "El Textus Receptus ... se resuelve en sí esencialmente en aquello de la última edición de Erasmo."

Como lo declaramos antes, ninguna traducción se debe a la reverencia que muchos tienen hacia la King James Version. Es más, aún cuando la King James Version represente la traducción erudita del Griego, debido al texto Griego que yace detrás de ella, ésta incluso es quizá algo menos merecedora de tal alta estima que algunas otras traducciones. Bruce Metzger escribe,

Tan supersticiosa ha sido la reverencia otorgada al Textus Receptus que en algunos casos intentos por criticarlo o enmendarlo han sido considerados como semejantes a sacrilegio. Aún cuando su base textual sea esencialmente un puñado de minúsculos manuscritos coleccionados recientemente y al azar, y en una docena de pasajes su interpretación esté sustentada por testigos Griegos no conocidos. (The Text of the New Testament, p. 106)

La vasta mayoría de variaciones textuales entre el Textus Receptus y textos posteriores (las cuales en una grande magnitud están basadas en manuscritos más antiguos que han sido descubiertos o han sido puestos en disposición sólo en los últimos 150 años) no son de importancia alguna. Con frecuencia, las variantes son tales que ellas no se distinguen en lo absoluto después de ser traducidas al Inglés. En otros tiempos las variantes representan el esfuerzo de algún escriba para suplementar un registro sinóptico con un detalle legítimamente provisto en el registro de algún otro sinóptico. No obstante, ocasionalmente las variantes son más serias.

Aunque mucho crédito se le debe a Erasmo por haber hecho disponible realmente el texto Griego, el texto que él presentó no era de buena calidad. La mitad de la docena de manuscritos utilizados por Erasmo eran todos de origen reciente. La mayoría, si no todos, eran del decimoquinto siglo, aun cuando dos pudieron haber estado fabricados ya en el duodécimo siglo. Él tenía sólo un manuscrito que contenía el libro de Apocalipsis, y a éste le faltaba la hoja final, la cual contenía los últimos seis versos del Apocalipsis. Para estos versos, Erasmo se volvió a la Vulgata, una traducción en Latín de las escrituras. Erasmo tradujo el Latín nuevamente al Griego. Así, para esos versos, se ideó el texto Griego que en el futuro vino a ser traducido al Inglés en la King James Version. Intentar descubrir el texto Griego original al mirar en la traducción del Latín es un poco como intentar descubrir los ingredientes exactos utilizados al hacer un pastel de chocolate Alemán al probarlo. Aún cuando su suposición pueda estar cerca, no será exactamente correcta. Así algunas palabra las cuales nunca han sido halladas en ningún manuscrito Griego fueron incorporadas en el texto de Erasmo, y a su vez, en el Textus Receptus y en la King James Version. Por ejemplo, en Apocalipsis 22:19, la frase, "libro de la vida" en la King James Version debería ser "árbol de la vida" según todos los manuscritos Griegos conocidos.

En otros pasajes también, Erasmo colocó en su texto palabras y frases halladas en la Vulgata Latín, pero sustentadas virtualmente por ningún manuscrito Griego. Así en Hechos 9:5-6, la King James Version hereda de la Vulgata por vía de Erasmo las siguientes palabras: ... es duro para ti dar puntapiés contra las punzadas. Y él temblando y atónito dijo, Señor, ¿qué quieres tú que yo haga? Y el Señor le dijo...

Debemos notar que estas palabras en efecto pertenecen legítimamente al registro de Pablo de su conversión como es registrado por Lucas en Hechos 26 (versos 14-15), y por lo tanto ningún error fáctico ha sido introducido en esta instancia.

Un Pasaje Espurio Incluido Bajo Protesta

Un espantoso caso de un pasaje espurio que viene de la Vulgata Latín hasta la King James Version por vía de Erasmo es descrito por Bruce Metzger:

Entre las criticas dirigidas a Erasmo una de las más serias parece ser ... que a su texto le faltaba parte del capítulo final de 1 Juan, llamado la declaración Trinitaria concerniente a 'el Padre, la Palabra, y el Espíritu Santo: y éstos tres son uno. Y hay tres que dan testimonio en la tierra' (1 Juan 5 v. 7-8, King James Version). Erasmo respondió que él no había encontrado ningún manuscrito Griego que contuviera estas palabras, aunque él había examinado entre tanto algunos otros además de aquellos en los cuales él confió cuando primero preparaba su texto. En un momento desprevenido Erasmo prometió que él insertaría la Comma Johanneum, como ésta es llamada, en futuras ediciones si un sólo manuscrito Griego pudiera ser hallado que contuviera el pasaje. ¡Finalmente tal copia fue encontrada - o pedida! Cuando ésta ahora aparece, el manuscrito Griego había sido escrito en Oxford aproximadamente en 1520 por un fraile Franciscano llamado Froy (ó Roy), quién tomó las palabras en disputa de la Vulgata Latín. Erasmo estuvo en pie con su promesa e insertó el pasaje en su tercera edición (1522), pero él indica en una extensa nota a pie de página que el manuscrito había sido fabricado expresamente con el propósito de confutarle. (The Text of the New Testament, p. 101)

En el tiempo desde Erasmo, entre todos los manuscritos Griegos que han sido examinados, sólo tres más, todos de fecha reciente, se ha encontrado que incluyen el pasaje, y éste aparentemente viene a éstos de la Vulgata, no de ejemplares Griegos más antiguos. Estos tres incluyen un manuscrito del decimosexto siglo, un manuscrito el cual se dice que es del decimocuarto ó decimosexto siglo, y un manuscrito del duodécimo siglo que tiene el pasaje añadido en el margen por una mano del decimoséptimo siglo. A pesar de la obvia carencia de autenticidad de este pasaje, que probablemente se originó como un intento por engrosar el fundamento para el trinitarianismo, es hoy incluido en la King James Version como si éste fuese parte de la palabra inspirada.

Claramente, algunos de los pasajes incluidos en el Textus Receptus, y consecuentemente en la King James Version, están tristemente carentes de credenciales. Pero cuando el Textus Receptus se reprodujo, incluso editores posteriores que estuvieron más abundantemente apoyados con manuscritos, incluyendo algunos del siglo cuarto o quinto, no se atrevieron a desviarse muy lejos del texto de la Vulgata y el Textus Receptus. Este fue el caso hasta el decimonoveno siglo.

En toda nuestra discusión no hemos tocado las alegaciones de negligencias mucho más fundamentales del texto detrás de la King James Version. Estas tienen que ver, no tanto con la inclusión de pasajes sustentados virtualmente por ningún manuscrito Griego, sino más bien con interpretaciones halladas a lo largo del Textus Receptus las cuales están sustentadas por muchos manuscritos recientes, pero que no se encuentran en la mayoría de los manuscritos más antiguos.

La Versión King James En Perspectiva

Aun cuando quizá no haya más de una docena de pasajes dónde el Texto Recibido tenga una interpolación sustentada por ningún manuscrito Griego conocido, hay un vasto más grande número de pasajes dónde el Texto Recibido tiene variantes interpretaciones que están sustentadas por manuscritos Griegos. A menudo los manuscritos que sustentan tales interpretaciones están en la mayoría. Sin embargo, estos manuscritos son generalmente de fecha mucho más avanzada que aquellos que son considerados por la mayoría de estudiosos de tener la autentica interpretación.

Estas variaciones son siempre casi insignificantes con respecto al significado práctico de la palabra de Dios. Típico es el caso de Mt. 13:9, donde la King James Version dice, "El que tiene oídos para oír, oiga," mientras la mayoría de las traducciones modernas (incluyendo la American Standard Version, la Revised Standard Version, y la New American Standard Bible) omiten la palabra, "oiga." La mayoría de los manuscritos incluye la palabra. No obstante, los manuscritos más antiguos, y aquellos considerados más confiables por la mayoría de estudiosos, omiten la palabra. Con referencia al significado del texto, la variante es insignificante, especialmente porque las palabras están incluidas en los registros paralelos (Mc. 4:9, Lc. 8:8). La mayoría de estudiosos creen que la variante es el resultado de los escribas que añaden palabras al registro de Mateo de los registros de Marcos y Lucas. Tales añadiduras al texto parecen ser características de los manuscritos en los cuales se basa, el Texto Recibido, y por consiguiente la King James Version.

Algunos pueden preguntarse por qué hemos gastado tanto tiempo en discutir las variantes interpretaciones si, en realidad, ellas son tan inconsecuentes como lo hemos afirmado. El mismo punto que deseamos hacer es que aun cuando la King James Version sea una traducción buena y confiable de la palabra inspirada, ésta no es en sí inspirada. Esto no se debe a ninguna reverencia mayor que cualquier otra buena traducción, y esto no se debe ciertamente a la reverencia que ésta recibe entre algunos que creen que sólo ella debería ser utilizada y todas las demás son "innovaciones." (La misma King James Version fue considerada una vil innovación por muchos cuando salió por primera vez). El hecho es, que la King James Version es una buena traducción, y mucho mejor que las paráfrasis que son tan populares hoy (por ejemplo. The Living Bible, y The Book, la cual es la nueva edición de la The Living Bible), pero ésta no es perfecta.

Hoy, algunos estudiosos están afirmando nuevamente que aunque los manuscritos detrás del Texto Recibido son generalmente de fecha muy reciente, ellos deberían ser seguidos en pasajes dónde ocurre una variante, aunque los manuscritos más antiguos estén en pie contra la interpretación. Simplemente colocados, estos estudiosos creen que nosotros debemos seguir la interpretación de la mayoría de manuscritos en lugar de la interpretación de los manuscritos más antiguos.

En la mitad de este debate, la New King James Bible ha sido publicada en un intento por capitalizar en el mercado de la King James Version. La New Bible King James actualiza el idioma de la King James Version, pero una vez más sigue al Texto Recibido. De allí la New Bible King James incluye muchas interpretaciones que se hallan en la mayoría de los manuscritos pero no en los manuscritos más antiguos. Si esto puede ser justificado ó no, la inclusión de pasajes que no tienen apoyo entre los manuscritos Griegos existentes ciertamente no puede ser justificada. Sin embargo, los traductores de la New Bible King James inexplicablemente duplicaron esta pifia más antigua cometida por los traductores de la King James Version (por ejemplo, vea Hechos 9:5-6, 1 Juan 5:7-8, y "libro" en Ap. 22:19).

Inicio

Preguntas Para Los Sólo Devotos King James