Diccionario de Palabras Cristianas, Copyright, todos los derechos reservados.


Pantomima: (panto), (mima)

Una antigua obra teatral Greco-Romana en la cual uno o varios actores mudos desarrollaban todas las partes de una historia por medio de movimientos de mano y cuerpo, acompañada con canto o música.

Latín
Latín pantommus, un actor pantomimo, del Griego pantommos : panto-, todos (de ps, pant-; vea pan-) + mmos, mima.

Griego
Del Gr. pantomimos "actor," lit. "imitador de todo," de panto- (gen. de pan) "todo" + mimos "imitador." Que significa "drama u obra sin voz."

Pantomima de "panto" y "mima"

Pan"to*mima\, s. [F., fr. L. pantomimes, Gr ?, que imita todo; ?, ?, todo + ? imitar: cf. It. Pantomimo. Vea Mimo.

1. Un mimo universal; un actor que asume muchos papeles; también, cualquier actor. [Obs.]

2. El que imita temas religiosos, políticos, de comedia, o tragedia, mediante movimientos mudos de manos o cuerpo, un pantomimo.

3. Una representación dramática de uno o más actores que utilizan métodos mudos para transferir su historia.

4. Era utilizado antiguamente en todas las culturas paganas para shows vulgares tales como parodias mudas donde se quitaban la ropa finalizando en actos sexuales, mientras que en el fondo se colocaba música. Se utilizaba también para mofarse de los dioses y figuras políticas tales como reyes y sus consortes. Contenía bufonerías, payasadas, chistes de otros, y participación de la audiencia. Usualmente contenía movimientos corporales con insinuación de conducta sexual. El origen de los payasos. En el primer siglo d.C. Aelius Aristes condenó esto porque la pantomima siempre contenía contenido erótico vulgar y mostraba danzas afeminadas de hombres.

Usos Modernos

La pantomima sigue siendo parte de la carrera para actores profesionales, que deben actuar muchas de sus escenas donde no hay discurso. Muchos de los movimientos corporales en estas escenas incluyen fornicación y adulterio así como éstas lo hacían antes del tiempo de Cristo. Hay teatros de comedia en casi toda ciudad capital alrededor del mundo. Los Chinos han dominado la pantomima ya que ellos parecen usarla más ahora que las antiguas naciones de las cuales éste provino al mundo occidental.

Lo que estamos viendo hoy es que la pantomima está encontrando su camino en iglesias Cristianas de todas las denominaciones. Hay muchos temas diferentes para estos shows religiosos de pantomima. Iglesias Apostólicas Pentecostales ahora han aceptado la pantomima como un medio de evangelismo en esfuerzos de hallar formas de ganar conversos que no incluyan predicación del Evangelio. Al seguir modelos no denominacionales de abrir las puertas de la iglesia a las sendas del mundo, los Pentecostales no ven maldad en usar antiguos métodos paganos para entretener a sus miembros.

Israel, la fuente de creencias y practicas Cristianas, no participó en las maneras de los paganos cuyo uso de la pantomima se puede trazar todo el camino atrás a Egipto y Babilonia. Es bien aceptado por estudiosos que la danza antes de Herodes dada por la hija de Herodías, fue un obra vulgar de pantomima. El rey se excitó tanto con sus pocos vestidos movimientos corporales mudos que él le ofreció la mitad del reino: lo cual en efecto significó que él se arrojase a su madre y la tomara si ella deseaba ser su esposa. El resultado de esta danza de pantomima fue la muerte de Juan el Bautista.

Las obras de pantomima no fueron aceptadas entre los primeros Cristianos igual así este libertinaje Helenístico había sido rechazado previamente por los Judíos.

Conclusión

La pantomima podrá ser una práctica del mundo pero la Iglesia de Jesús Cristo no tiene oficio o lugar para actores de cualquier nombre o descripción. Por consiguiente, las parodias u obras mudas de actores de la iglesia con guantes blancos, realizando un tema religioso, no se debería encontrar en Iglesia Apostólica o Pentecostal alguna en todo el mundo.

Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo. (1 Co. 11:1).

No hay actores dentro de la Iglesia del Nuevo Testamento. Es hora de quitar los escenarios y plataformas como lugares santos, luego restaurar el altar a su lugar ante la congregación donde se puedan ofrecer los sacrificios de santidad una vez más antes de la venida de nuestro Señor Jesús Cristo.