María, Reina de Israel
Pastor G. Reckart
Copyright, Todos los Derechos Reservados

Clarificando La Realeza De María
A Los Apostólicos

Ap. 12:1 Corona de 12 estrellas
Apocalipsis 12:1

María era reina del antiguo Israel. Ella no es reina de la Iglesia. Jesús es Rey de la Iglesia. Con Jesús no hay reina sobre la Iglesia.

Jesús se convirtió en Rey del antiguo Israel en su nacimiento (Mt. 2:2). Él fundó el Nuevo Israel como su Reino y le transfirió todos los derechos, títulos, y dignidades del antiguo Israel bajo el trono Davídico. Él dijo que quitaría el Reino Davídico de los Judíos incrédulos y se lo daría a otros (Mt. 21:43). Este es la Iglesia la cual es ahora el Reino Davídico sobre el cual Cristo reina (1 Co. 15:25).

La realeza en cuanto a poder o autoridad puede terminar de varias maneras. La reina que fallece es una reina muerta y ella no tiene realeza que continúe. Una reina puede abdicar, ella puede resignarse de su posición como reina. O, si ella es reina solamente por matrimonio y no de simiente real, ella puede ser desposada como lo fue Vasti (Ester 2:17). Cualquiera que sea el caso, María está muerta. Ella abdicó su propio linaje de simiente real cuando se casó con José que era de otra simiente del linaje de David que fue cortada. Su realeza terminó cuando José la tomó como su esposa. Jesús se convirtió en Rey en el nacimiento porque María en ese momento era de la línea de simiente Mesiánica que daría a luz al Mesías, hijo de David. Ella podía por respeto ser llamada la reina madre cuando un Hijo reinase al cual ella diera a luz de la simiente real. Pero esto es solamente un título y no tiene poderes reales.

Ahora, considere que Jesús era el primogénito y nacido Rey de su simiente real antes de que ella abdicara (ella tuvo otros hijos con José de la línea de simiente cortada). Cuando José murió su realeza terminó ya que ella era reina por matrimonio y no más reina por su propia herencia real. De hecho no hay más simiente real por aparecer de Israel después de María y Jesús. Aun si José falleció y ella pudo tener hijos, ella NO PUDO DAR A LUZ A OTRO MESÍAS REY DE ISRAEL. La Palabra de Dios dice que una virgen daría a luz al Mesías. Una vez María se casó con José ella no calificaba como una virgen. Así que usted puede ver que su realeza que dio a luz TERMINÓ CUANDO JOSÉ LA TOMO COMO SU ESPOSA, porque luego ella es reina de una línea de simiente cortada cuya majestad y realeza no es reconocida por Dios. La realeza de María de la verdadera línea de simiente entonces finalizó cuando José la tomó como su esposa. Entonces Jesús, la única simiente real de David que quedaba, ascendió al trono de Israel por defecto a la línea de José por matrimonio.

La profecía de María en Apocalipsis 12 muestra su embarazo con el niño. A este punto en el evento real ella no estaba casada con José. Ellos no se juntaron hasta después que Jesús nació por lo tanto ella está en pie sola en la visión como la simiente real de David que da a luz al Mesías niño-varón. Después que Jesús nació José la tomó como su esposa y su realeza anterior a este matrimonio cesó. Ella se convirtió en la esposa-reina de José de su línea de simiente real de David. La única cosa es, esta línea de simiente fue cortada y ninguno había de ésta que se sentara sobre el trono de David (Jeremías 36:30).

En cuanto a su simiente, ella es madre del Señor Mesías (Señor Cristo). Todos a quienes el Señor adopta o recibe como sus hijos e hijas en el Reino son contados como su simiente. La simiente de la mujer es Cristo. El remanente de la simiente de la mujer es el pueblo de Cristo porque él es la simiente de esta referencia. Por consiguiente ellos también son contados como la simiente de David, y la simiente de Abraham. Esta simiente no es contada según la carne. Ellos son contados según el Reino y el nuevo nacimiento. Así que, la Iglesia entera es la simiente de Cristo Mesías y también la simiente de Abraham. Aquellos en Cristo Mesías son la simiente de Abraham. Nosotros entonces somos el remanente de la simiente, el remanente de la simiente de la mujer; simiente la cual es Jesús. Seguiremos siendo simiente real porque nosotros ahora somos hijos e hijas de Dios por medio de Cristo. Pedro intentaba establecer esto en su doctrina de los Apóstoles cuando dijo:

"Mas vosotros sois linaje (pueblo) escogido, real sacerdocio (de la simiente de David; vea Hebreos 7:14-15 el sacerdocio de Melquisedec), nación santa (el Reino de Dios), pueblo adquirido por Dios (hijos e hijas del Nuevo Pacto), para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable" (1 Pedro 2:9).

Esta es la doctrina de los Apóstoles.

Todas las tonterías y estupideces que el registro del nacimiento de Jesús en los Evangelios no es doctrina de los Apóstoles es ignorancia haciéndose pasar como inteligencia. Todas las declaraciones que Apocalipsis 12 no es doctrina de los Apóstoles es simplemente plena estupidez.

Ya que los Apóstoles y creyentes sabían que la realeza de María de la línea Davídica que dio a luz al Mesías finalizó cuando ella se casó con José, ellos no tuvieron necesidad de referirse a ella como una reina. Todo terminó. Habían argumentos sobre la genealogía del linaje y Pablo les dice que dejaran de debatir genealogías (Tito 3:9). Esto no podía tener real referencia excepto por el nacimiento de Jesús por María y su derecho a declarar el trono real como Rey. Pero María todavía era respetada por Dios en esa posición para seleccionarla de todas las vírgenes para dar a luz al Mesías. Apocalipsis 12 nos muestra su condición de embarazo del niño-varón. Todo aquel que afirma que el niño-varón no es Jesús es un mentiroso. Ellos irán al infierno por cambiar esta palabra de Dios. La maldición está sobre ellos. No me importa si ellos hablan en lenguas en abundancia. Ellos estarán pervirtiendo la Palabra y el propósito de esta revelación y ellos se condenarán. Sus nombres serán quitados del libro de la vida y no entrarán en la santa Ciudad.

Sobre la realeza de María tengo razón y estoy guiando al Apostólico en el mundo a hablar correctamente sobre esto. Levantaré con la ayuda de Dios otros hombres y ellos predicarán esta verdad. Luego ellos podrán afirmar que son los únicos que hablan correctamente sobre este tema. Otros están aprendiendo sobre esto y viendo que es verdad y desean tener la razón. Juntos somos el remanente de la simiente de la mujer y esa simiente es Cristo. Nosotros somos el remanente de esa simiente. Si nosotros no somos el remanente de la simiente de Cristo entonces no somos nada. ¿Cómo podemos ser de la simiente de Abraham a través de la adopción en Cristo Mesías (Gálatas 3:29) y no estar incluidos entonces en toda la línea de simiente Real desde Abraham hasta Cristo, la cual incluye a María?

Respetaremos a María de la misma forma como lo hacemos con David y todos los demás reyes Reales de esa línea. ¿Respeto y honor para ellos en sus pasadas majestades quiere decir que los adoramos? ¡No! Y es plena estupidez que alguien afirme que cuando nosotros honramos a María somos ahora Católicos y estamos predicando algo que no es doctrina Apostólica.

Todo el odio contra Jesús por nacer de una reina madre es estúpido. Nunca soñé que algo tan simple, pleno, y hermoso, pudiera ser deformado y pervertido, atacado, y yo mismo ser llamado un diablo, satanista, y un culto.

Pero apoyaré la Mesianidad de Jesús y su herencia de ésta por María hasta que muera. Si fallezco este año, el próximo, o cuando sea, me iré a mi tumba levantando la verdad Apostólica que María era reina del antiguo Israel cuando ello dio a luz a Jesús. Me llevaré esto a mi tumba. Pero, también lo haré un testimonio a las naciones.

Ahora, en el lado opuesto a éste: los Judíos han atacado la validez de Jesús siendo capaz de afirmar majestad sobre Israel. Ellos primero atacan a José como una línea de simiente cortada. Así que cuando Cristianos ignorantes declaran que María obtuvo la simiente real de José y Jesús tenía el "reclamo legal al trono" por ese linaje, esto permite que los Judíos entonces echen a la basura el derecho de Jesús a la majestad. Pero cuando yo sin ayuda probé que María tenía su propio linaje a David, que Jesús no recibió el derecho al trono y reino de José, entonces ellos aparecieron con otra forma para atacar a Jesús. Nadie en los modernos rangos Apostólicos siquiera ha predicado esta verdad. Los Judíos atacaron la virginidad de María. He tenido scores de emails de odio de Judíos y Rabinos poniendo riel contra mí y mi posición sobre Jesús y su nacimiento de una reina. El mismo odio que recibo de otros. Los Judíos declaran que ella era una adolescente ramera-prostituta Judía que trabaja en los rangos del ejército de Roma. Ellos declaran que el padre de Jesús era un soldado Romano. Algunos Judíos afirman que María fornicaba con un hombre llamado Pandera y él la embarazó y Jesús nació como hijo bastardo de fornicación. Esto menos los nombres que fueron lanzados al rostro de Jesús cuando los Judíos le dijeron a Jesús "nosotros no somos nacidos de fornicación" (Juan 8:41). Ellos estaban declarando que él era un hijo bastardo. Los Judíos hacen gran burla con esto y declaran que un hijo bastardo está excluido del templo hasta la 10ma generación. Ellos afirman que los Fariseos y los Saduceos tenían derecho a sacarlo a patadas y echarlo del Templo porque él era un bastardo. Un demonio Judío me escribió que la sangre bastarda de Jesús no podía salvarlo a él mismo mucho menos a otros Judíos. Los Judíos se burlan de Jesús, ellos se burlan de María, ellos rechazan su Mesianidad declarando que María no era de la simiente real que solamente lo era José. Y aquí vienen algunos demonios a jugar justo directo en su blasfemia.

Me enorgullece sobresalir aquí solo con toda esta información. Me enorgullece defender a mi Señor Mesías. Me enorgullece tomar todo el odio y persecución. Me alegra que sea capaz de compartir este testimonio del Reino con otros. Y me enorgullece que otros puedan ver la verdad de esto y recibirla en sus corazones. He estado solo estos muchos años defendiendo esto. Pero ya no estoy más solo. Dios está levantando hijos, hijos de poder, que testificarán al Reino, y con este testimonio vendrá la doctrina de los Apóstoles sobre su legitimidad de Jesús como el hijo de David por su madre, y la verdad que ella era reina del antiguo Israel cuando le dio a luz en Belén.

Podrán haber otros aspectos que haya omitido pero María era una reina cuando ello dio nacimiento al Rey Mesías.

La acusación "Católico" no es nada más que el mismo espíritu que los Fariseos tuvieron cuando le dijeron a Jesús nacido de fornicación.

Lo que estoy enseñando es doctrina de los Apóstoles y todo sobre ésta tiene referencia en el Nuevo Testamento en los Evangelios, Epístolas, y el Apocalipsis. No necesito que el hombre me diga esto es doctrina de los Apóstoles. Un idiota me envió un email que lo que yo estaba enseñando no era doctrina de los Apóstoles. Le pregunté sobre qué autoridad y escritura podía él probar que María no era la reina de Israel. Su respuesta fue que él no necesitaba escritura alguna, que ella no era reina porque él lo decía así. Bien, eso me llevó a mí a declaraciones de "digo así."

Debiera ser respetado por mi posición, no odiado, desechado, llamado un culto, y blasfemado contra voluntad con todo tipo de acrimonia viciosa. Dios me respeta y estos bragazas y maldicientes, los de cabeza y piel de afeminados, y acusadores de los Hermanos no significan nada para mí. Su escarnio y persecución solamente va a mostrar simplemente cuán gente religiosa son, como los Fariseos, pero ellos verdaderamente no son salvos ni nacidos de nuevo. Ellos no tienen el mismo Espíritu Santo que yo tengo....

Pastor Reckart

María, la mujer con la corona de 12 estrellas....