Predicación del Tendedero
Pastor G. Reckart
Copyright, Todos los Derechos Reservados, No Podrá Ser Publicado En Otro Sitio Web

¡Bien, confieso que soy un predicador del tendedero! Parece que muchos se agachan, ocultan, y salen corriendo del púlpito por la vergüenza de confesar que ellos predican el mensaje del tendedero. ¡Quizá ellos deberían salir corriendo del púlpito porque realmente predican poco o nada de santidad! En cuanto a mí, no me agaché, no me escondí, y no salí corriendo del púlpito cuando alguien me preguntó si yo era un predicador del tendedero. ¡Permanecí firme y dije sí!

Por favor permítanme explicarme. Nunca fui un bragazas cuando llegué a predicar la Verdad. Nunca fui alguien que permitió que el pueblo me obligara a la sumisión a la mundanalidad o ellos tomarían sus diezmos y ofrendas y se irían a unir a la iglesia de un pastor vecino. Nunca me sentí cómodo negando lo que yo creía que la Biblia enseñaba para hacerle cosquillas a los oídos de los que tenían problemas en vivir para Dios. Simplemente no podía aceptar que Dios me llamara para dar al pueblo lo que ellos deseaban. Les di lo que ellos NECESITABAN para ser salvos y permanecer salvos. De algún modo había un supremo llamamiento en mi Ministerio y yo deseaba cumplir esto con toda mi fe, celo, y habilidad. Por supuesto que en mis días de novato pude haber sido un poco agresivo y enérgico con mis palabras concerniente a la santidad, pero no tan malas como aquellos que creyeron que éstas les ofendieron. Siempre fueron aquellos que no la vivían, no la practicaban, y se rehusaban a creerla los que saltaban, se iban, y cerraban de un golpe las puertas. Éstos eran los únicos que cuando dejaban el parqueadero quedaba una franja de caucho de cincuenta pies que se alargaba con su rabia.

Bien, ese mismo espíritu todavía está en la familia de la Iglesia hoy y está siempre demandando al Pastor y predicadores que remuevan del púlpito la predicación del antiguo estilo de la santidad porque ésta le ofende. Ellos afirman que se necesita que haya un balance en la predicación de la santidad. A lo que ellos se refieren es, el otro lado del balance debería incluir una medida igual de aceptable mundanalidad. Bien, Yo nunca leí de este balance en la Palabra de Dios así que Yo no lo predico. Yo nunca leí donde la Santidad estuviera en un balance. Yo leo en donde sin santidad un hombre/mujer, no verá a Dios. Estoy llamado a predicar eso y lo haré. ¡Tampoco me atemoriza nombrar el vestir en esta predicación! ¡El día que yo sea censurado de identificar el pecado, ése será el día que le diré a ese miembro que busque otra iglesia!

¡Estoy harto de que los hombres prediquen su santidad y luego que dejen que en la Iglesia se coloquen mangas cortas, camisetas, y pantalones cortos! Algunos de éstos permitirán que la mujer desnude sus axilas con los hombros expuestos con diminutos straps y luego le dirán que se cubra su cabeza con un cubrimiento artificial o ella no podrá orar, cantar, o profetizar. Su cabeza debe estar cubierta pero ella puede exponer su cuerpo por encima de las rodillas y con rajas adicionales; ella puede usar vestidos de sol y exponer su parte alta hasta la parte de arriba de la división de su busto; ¿y ella es santa si cubre su cabeza? ¡Suficiente es suficiente! Que éstos busquen otra iglesia donde a ellos les puedan hacer cosquillas y cantar canciones de cuna. Si ellos no tienen mente y corazón para vivir esta vida de santidad que se lleven su dinero y se vayan directo hacia el infierno. No importa cuando ellos se vayan, ellos se llevarán su rebelión consigo y entre más rápido mejor para la salud y crecimiento de la Iglesia.

Me rehúso a ser intimidado por la acusación de ser un predicador del tendedero. Así que me declaro aquí mismo: ¡YO SOY UN PREDICADOR DEL TENDEDERO Y NO ME AVERGÜENZO DE ELLO!

Qué no debería estar en el tendedero:

Mujeres y muchachas:

Pantalones que usan las mujeres, incluyendo overalls.
Cualquier pantalón o blusas que tengan: p-erra, caliente, listo, tómame, u otro lenguaje sugestivo.
Leotardos (spandex u otro material semejante) para manejar o empujar bicicletas.
Pantalones cortos para mujeres.
Blusas halter para mujeres.
Blusas sin mangas para mujeres, tops, o camisetas: incluyendo las de transparencia.
Cualquier blusa que tenga un bajo escote que exponga la división del busto.
Pijamas que son tipo pantalón que usan las mujeres.
Faldas o vestidos que tengan rajas.
Faldas o vestidos que sean a la rodilla (con o sin rajas).
Faldas o vestidos que sean de transparencia.
Trajes de baño con espalda descubierta, o trajes de baño que se utilizan en baños mezclados que exponen el cuerpo.

Ok, ¿qué está mal de esta predicación de este mensaje del tendedero? ¿La santidad interior permitiría algo de esto? ¡Parece que algunos son tan insípidos que piensan que la santidad interior permite algo o todo esto y predicar el tendedero contra esto es NO APOSTÓLICO!

Hombres y muchachos:

Pantalonetas.
Pantalones de cualquier tipo que no lleguen al tobillo.
Camisas mangas cortas de todo tipo.
Ropas con transparencia.
Pantalones o camisas (incluyendo camisetas) con las palabras: duro, listo, caliente, tómame, u otro lenguaje sugestivo; (incluyendo publicidad para cosas pecaminosas).
Leotardos (spandex u otro material semejante) para manejar o empujar bicicletas.
Ropa que sea afeminada en cualquier forma: color, diseño, encajes, estilos y tendencias homosexuales, etc.
Trajes de baño con espalda descubierta, o trajes de baño que se utilizan en baños mezclados que exponen el cuerpo.

Ok, ¿qué está mal con predicar este mensaje del tendedero? ¿Es éste NO APOSTÓLICO?

Qué debería estar en el tendedero:

Mujeres y muchachas:

Vestidos y faldas largas que no tengan rajas que lleguen por lo menos 12 pulgadas por debajo de la rodilla.
Blusas y tops de mangas largas que no sean de transparencia. Que los mismos tengan escotes que no expongan la división del busto.
Trajes largos de noche que no tengan forma de pantalón.

¿Ahora qué está mal con predicar este mensaje del tendedero?

Hombres y muchachos:

Pantalones largos que lleguen al tobillo.
Camisas manga larga que no sean de transparencia.
Pijamas que tengan forma de pantalón.

¿Ahora qué está mal con predicar este mensaje del tendedero?

Comentario:

Puedo recordar en las colinas de Virginia del Oeste en donde crecí, que usted podía descender al camino de barro y ver el tendedero de una persona y decir qué tipo de personas vivían en la casa. Su vida mundanal y pecaminosa era expuesta para todos viendo en el tendedero. Incluso los pecadores en nuestra pequeña comunidad miraban los tendederos de las personas santas y decían que ellas eran las personas santificadas. Así que esto llegó a ser, cuando una persona era vista usando ropas de santidad ellos la llamaban el pueblo santificado. Nuestros vecinos que eran realmente paganos en todos los aspectos, llamaban a nuestra familia santificada. Realmente nunca oí mucho sobre ser esto por causa de la santidad. Primero lo oí predicado como la vida santificada. La apartada del mundo para Dios. Era la santificación la que era llamada santidad. De algún modo la identidad de la santificación se perdió por los años y el término santidad llegó a ser la identidad de la manifestación exterior de la persona para el Señor. ¿Cuándo sucedió esto? En mi memoria creo que esto ocurrió más y más desde alrededor de 1950 a 1960 donde oí por primera vez la acusación de un predicador santificado como un predicador del tendedero.

Nuestro pastor fue acusado de ser un predicador del tendedero todo porque él se negó permitir blusas sin mangas en las mujeres y faldas cortas a la rodilla o por encima. Oh, yo recuerdo como fueron las acusaciones tan crueles y duras de corazón, intimidantes, y medio fogosas. Puedo recordar que las personas abandonaban nuestra iglesia y se iban a la que era mal llamada "libre," porque el Pastor permitía blusas sin mangas, mangas cortas en hombres y mujeres, y que los hombres usaran pantalonetas y las mujeres faldas cortas. Puedo recordar cómo se dividieron las iglesias y familias por estas cosas. Cuando dos familias abandonaron nuestra Iglesia y se fueron a la liberal me entristecí mucho. Hirió a nuestra pequeña iglesia de 15 familias perder dos. Sí, la iglesia liberal se infló en crecimiento pero podría preguntar ¿dónde están los santos entre ellos? Sí, las iglesias santificadas/santas permanecen un poco pequeñas porque la tendencia es compromiso y ecumenialismo.

Pero esos fueron los días en que las semillas de la rebelión fueron plantadas y aquellos que tenían bajos estándares de santificación y santidad fueron los únicos que también permitieron que la televisión y las películas entraran. Mire a los Pentecostales Unicitarios liberales que afirman ser verdaderos Apostólicos cuando ellos están mintiendo hasta sus dientes. Ellos son los que asisten a eventos deportivos. Cuyos hijos se unen a los equipos de básquetbol y football y sus hijas se convierten en porristas. Los que sus jovencitas van al ballet con los pequeños vestidos cortos. Cuyos hijos van al karate y rapan sus cabezas al dios de las esteras. Y luego ellos van a los cursos de golf con clubes dorados y comienzan a jugar cartas y juegos de azar. Una vez se abrió la puerta una inundación de todo tipo de conducta mundanal entró en las iglesias. Ellos se colocaron nuevamente joyas: primero brazaletes de bodas; luego relojes y brazaletes en la muñeca, luego collares, luego aretes, y ahora ellos tienen piercings corporales en las lenguas, y otros lugares. Los liberales caídos son los que infestan la identidad Apostólica, y ahora gritan legalismo y esclavitud en contra nuestra que nos aferramos a la santificación/santidad. Estos fueron los que iniciaron la doctrina que la santidad interior sin santificación exterior muestra la obra de Dios en una vida nacida de nuevo. Oh, cómo hemos sufrido abuso, acrimonia, burla, calumnia, blasfemia, y nuestros miembros son juegos para robar y llevar tras sus caminos perniciosos. Los predicadores se fabricaron bajo la mentalidad liberal, bajo los Pentecostales Unicitarios caídos en los 60s, 70s, 80s, 90s, y ahora en el 2000 no tienen el mismo fundamento que nosotros caballos de guerra Apostólicos del tiempo antiguo. Ellos no son de nosotros y nunca lo fueron. Por eso ellos no pueden ver como nosotros vemos, predicar como nosotros predicamos, escribir como nosotros escribimos, y vivir como nosotros vivimos: ellos no son de nosotros y ellos nos muestran que cuando nos niegan y nos llaman secta y abalanzan sobre nosotros esclavitud y legalismo. ¡Ellos nos niegan pero el Señor nuestro Dios no!

¿Santidad exterior no? He oído eso antes. Me imagino cuando Yo vea a Dios Yo no veré santidad exterior. ¡Él se sentará en el trono en un par de pantalones cortos con camiseta!

¡No lo acepté cuando era un jovencito de 14 años y no lo acepto ahora a la edad de 60!

Yo todavía creo que sin santidad nadie verá al Señor, no es simplemente una condición interior, es todo por lo que estamos en la justicia de Dios en la vida del Cristo crucificado.

Yo estoy en él, y renuncié a todos mis derechos cuando él me compró para sí mismo por su sangre como su hijo. Yo quiero ser un hijo que honre a su Padre y que no traiga vergüenza a la familia de Dios. Tengo respeto por el galardón y en la santidad no hay algo mayor que este respeto. Yo respeto la santidad de Dios y en cualquier hombre o mujer que la muestre al mundo o a la Iglesia.

Que se alce la santidad y que no sea avergonzada. Me rehúso a permitir que los modernos liberales caídos me silencien o me intimiden con sus discursos rimbombantes en contra la predicación del tendedero. Ahora mismo me declaro en el polo opuesto contra el liberalismo. Estoy listo para todos los tiros y ataques baratos. ¡Tengo puesta mi armadura! (risa)

Pastor Reckart