Identificando Al Anticristo Por Una Simple Regla De Fe

El Apóstol Juan enseña que podemos identificar al anticristo, como aquellos que niegan que Jesús es el Mesías y que él ha venido en carne. Sabemos que algunos pueden confesar esto pero en doctrina, fe, y práctica ellos no son Mesianos o Cristianos según la antigua fe. Identificaremos a éstos por su doctrina y fe. Sabemos que la Iglesia Católica nació en el 325 d.C. y sus doctrinas son contrarias al Nuevo Testamento, así que sabemos que ésta es anticristo. Las hijas de Roma e hijas del Judaísmo apóstata también son anticristos por sus doctrinas y fe. Si hubo anticristos antes de la fecha del 325 d.C., entonces ya había un sistema del anticristo en plena operación. Podemos estar todos de acuerdo que Jesús fue crucificado por el anticristo. Podemos estar todos de acuerdo que los primeros anticristos fueron los Judíos en el antiguo Israel. Ellos orquestaron específicamente desde el Monte Moriah y el compuesto del Templo. Podemos estar todos de acuerdo que los Apóstoles y primeros Cristianos fueron perseguidos por anticristos, y estos anticristos al principio todos fueron Judíos. Esto incitó a Pablo a escribir las siguientes palabras poderosas:

1 TS. 2:14 Porque vosotros, hermanos, vinisteis a ser imitadores de las Iglesias de Dios en Cristo Jesús que están en Judea; pues habéis padecido de los de vuestra propia nación las mismas cosas que ellos padecieron de los Judíos.

1 TS. 2:15 Los cuales mataron al Señor Jesús y a sus propios profetas, y a nosotros nos expulsaron; y no agradan a Dios, y se oponen a todos los hombres.

1 TS. 2:16 Impidiéndoles hablar a los Gentiles para que estos se salven; así colman ellos siempre la medida de sus pecados, pues vino sobre ellos la ira hasta el extremo. (¿Qué podría entonces “identificarla” mejor que esto?)

Nada más cruel puede hacerse contra los Hijos de Dios, que lo que ya fue infligido por los Judíos sobre aquellos preciosos Judíos y Gentiles del Judaísmo Cristiano primitivo. ¿Quién es la gran ramera que en el tiempo del fin dará a luz al sistema del anticristo que tiempo más tarde dará luz al anticristo? Sin duda ésta es el antiguo Israel, de quién la Iglesia Católica es una hija, adoptando las doctrinas gnósticas de Josefo y Philo las cuales incluyen la trinidad.

¿Si las Iglesias Protestantes son hijas de Roma porque éllas adoptaron la trinidad y otras doctrinas de ella, este mismo razonamiento no haría a Roma una hija del antiguo Israel apóstata, por adoptar su misticismo vía gnosticismo Judío de Alejandría? ¿No es ésta la verdadera raíz de la herejía gnóstica Nicolaita de Apocalipsis 2:6, 15? ¿A estas alturas la verdadera pregunta es, quién mirará antes del 325 d.C. para encontrar a la gran ramera sangrienta que mató a los Profetas, y cuyo sacerdote apóstata, secretamente creía en una trinidad siglos antes de Nicea y la fundación de la Iglesia Católica? Permítanos mostrar el testimonio de la sangre de aquellos muertos, clamar desde la tierra contra la antigua ramera sangrienta e identificarla:

AP. 18:24 Y en ella se halló toda la sangre de los profetas y de los santos, y de todos los que han sido muertos en la tierra.

MT. 23:31 Así que dais testimonio contra vosotros mismos, de que sois hijos de aquellos que mataron a los profetas.

MT. 23:37 ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuantas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste!

MT. 23:35 Para que venga sobre vosotros toda la sangre justa que se ha derramado sobre la tierra, desde la sangre de Abel el justo hasta la sangre de Zacarías hijo de Berequías, a quien matasteis entre el templo y el altar.

1 TS. 2:15 Los cuales mataron al Señor Jesús y a sus propios profetas, y a nosotros nos expulsaron; y no agradan a Dios, y se oponen a todos los hombres.

MT. 27:25 Y respondiendo todo el pueblo, dijo: Su sangre sea sobre nosotros, y sobre nuestros hijos.

La gran ramera en Apocalipsis 18:24 será sostenida culpable de toda la sangre derramada sobre la tierra. ¡Ella mató a las profetas! ¡La sangre la identificará si ningún otro Ministro tiene el valor para alzar su voz contra ella! Ésta es probada como el antiguo Israel. Ella es la gran ramera de Dios de quien él se alejó y se divorció debido a sus prostituciones y adulterios (Jer. 3:8). Jesús acusó al antiguo Israel de ser culpable de toda la sangre derramada de los justos desde Abel hasta el padre de Juan el Bautista. Sería contradictorio tener la gran ramera de Ap. 18:24 como culpable del derramamiento de sangre de profetas y de todo lo que habita sobre la tierra y que ésta no sea el antiguo Israel, ya que Jesús ya colocó la culpa sobre el antiguo Israel por toda la sangre derramada de los justos en su misma hora. Cualquier religión que acepta el trono de serpiente, acepta la responsabilidad por toda la sangre de aquellos sacrificados sobre la tierra. ¡Cuando los Judíos hicieron el voto para tener la culpa de la sangre derramada de Cristo en el antiguo Israel, inequívocamente esto identificó a la ramera aceptando el trono de serpiente! Después de esto, más y más sangre de santos fue derramada como resultado directo del odio satánico del antiguo Israel contra la Cristiandad. El testimonio de la sangre ha crecido de generación en generación y no será completado hasta que aquellos sean asesinados en cumplimiento de Apocalipsis 6:11. Es un hecho de la historia, que por todas partes que el mensaje Cristiano fue llevado por Pablo, que los Judíos se convirtieron en instigadores de falsas quejas contra Cristianos, y asistieron en la persecución y muerte de miles. La venganza de Dios está decretada sobre la ramera. Nada que podeamos hacer o decir cambiará eso. Si en efecto esa ramera es el antiguo Israel como Yo lo afirmo mediante la Escritura, entonces habrá aún otro holocausto, y será el propio juicio de Dios el que lo traerá. Éste es uno de los pensamientos más tristes que alguna vez haya siquiera dado. ¿Cómo podemos advertir a los Judíos para que arrepientan y escapen de esta condenación? Cada vez que lo he intentado, ha sido fútil. Finalmente decidí que si ellos quisieran escapar, ellos necesitarían hallar misericordia por su propia cuenta. Ellos rechazan a los Gentiles que intentan convertirlos. Ellos odian a los Gentiles que tratan de involucrarse en su destino eterno. Fue este odio de Judíos por Cristianos, que causó a Policarpo, Pastor de la Iglesia en Esmirna, ser asesinado. Él fue asesinado por aquellos que fueron instigados por los Judíos, que odiaban la Cristiandad creída por la Iglesia de Esmirna. Se verifica el odio Judío hacia Cristo en la carta que Jesús envió a la Iglesia en Esmirna:

AP. 2:9 Yo conozco tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza (pero tú eres rico), y la blasfemia de los que se dicen ser Judíos, y no lo son, sino sinagoga (Iglesia) de Satanás.

AP. 2:10 No temas en nada lo que vas a padecer, He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Se fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida.

Sería contradictorio al testimonio de Cristo y al testimonio de la sangre, culpar a la Iglesia Católica por la sangre ya derramada llevada por el antiguo Israel. Seguro, la Iglesia Católica es una sangrienta asesina. ¿Pero detrás de esta masacre de los Justos, no estaba la doctrina de la trinidad y las creencias místicas que la misma Iglesia Católica había reemplazado al antiguo Israel? ¿No adoptó la Iglesia Católica casi todos los misterios gnósticos Cabalísticos y los fusionó con la Cristiandad? ¿No es entonces realmente la Iglesia Católica una hija Cabalística del antiguo Israel Babilónico? ¿No es la Iglesia Católica más Judaísmo falso que falsa Cristiandad? ¿No es este el por qué la Iglesia Católica se refiere a sí misma como Judeo-Cristiana? ¿No es verdad que el simbolismo dentro del Cabalísmo Judío no es más que una cubierta para practicar los misterios de Babilonia?

¿No es verdad, que el simbolismo de la Cristiandad dentro del Catolicismo no es nada más que una cubierta para practicar los misterios de Babilonia? ¿Quién le enseñó a la hija a ser como su madre? ¿No fueron los gnósticos, Platoistas, y los Cabalistas? ¿Por qué es importante para el antiguo Israel afirmar, que ella es la madre de la Cristiandad (Catolicismo), e Islam? ¿Por qué confiesa esta relación de madre-hija si no es verdad? ¿No están ellas juntas en los más grandes poderes sobre la tierra, contra el cual ningún gobierno o persona podría hacer guerra y ganar, si ellos se confederan? Dios traerá contra madre e hijas retribución Divina, debido a la sangre inocente que ellas han derramado y derramarán.

Usted probablemente podrá ver, si vive el tiempo suficiente, un templo en el antiguo Israel construido en la figura del hexa, en donde los Judíos Talmúdicos confederarán las seis religiones mundiales en una unidad de poder mundial. En realidad, todas las seis principales religiones del mundo son sistemas místicos apostatas, descendientes del trono de serpiente en Babilonia. ¿No sería identificado el trono de serpiente como Babilonia la Grande? El Judaísmo es la única religión de las seis, que afirma el derecho divino para gobernar el mundo, y estar en el control de todas las otras religiones mundiales. ¿Consentirán las otras cinco esta estructuración? ¿No es este el cumplimiento del REGRESO A LA KABALAH de Albert Pike a través del Judaísmo Talmúdico? ¿No se levantará el verdadero anticristo de en medio de esta confederación, y establecerá una jerarquía gobernante, y ésta se convertirá en la nueva religión unida del mundo? Esta unión uniría todas las actuales religiones apostatas del mundo nuevamente bajo el trono de serpiente, y éstas serán los enemigos de Cristo y el Nuevo Israel de Dios. En un cuerpo, este nuevo trono de serpiente del antiguo Israel, Misterio Babilonia, será culpable de toda la sangre derramada sobre la tierra. ¿Cómo así? ¡El diablo fue homicida desde el principio, y quienquiera que acepta su trono de serpiente es culpable junto con él! ¡Jesús Cristo vio esto, y profetizó sobre esto mucho tiempo antes que incluso entrara en las mentes de los hombres, que si podría ser posible! ¡Éste es el sistema del anticristo y el anticristo! Esta homogenizada, confederación de religiones, será aclamada como el exclusivo Israel de Dios unificado del Milenio, que compartirá un destino común, no durante siete años, sino durante mil años. Incluso Chaim Richman descuenta los siete años como falso. Él está mirando el gran final de 1,000 años. ¿Por qué Baxter no se despertará del trono de serpiente al cual está dando página trás página, y con quién él está cometiendo fornicación espiritual?

El Templo del Santuario en forma de Hexa de los Profetas ya está diseñado y se advierte será el Templo del Milenio para todas las naciones. Hombres de Dios se levantarán para denunciar esta apostasía. Cuando sus voces paseen el mundo, el anticristo emitirá la orden de exterminar todos esos Cristianos que no adoran al sistema del trono de serpiente de Jerusalén, que se rehúsan dar honor y respeto a la reavivada Jerusalén, y que no han tomado la marca o sello del nuevo Judaísmo. Si el anticristo es Judío, esto establecerá la identidad del sistema del anticristo contra quien la sangre clama de debajo del altar en el Monte Moriah. Lo que se necesita ahora es hombres de Dios que vuelen al antiguo Israel cuando Baxter, Lott, Garner, Blystone, Gershom Solomon, y Chaim Richman ofrezcan el sacrificio de la novilla roja, Y PROFETICEN CONTRA ELLOS.

Lo que pronto se necesitará son los dos testigos, YA QUE Baxter y otros Pre- Tribu no recibirán las palabras de otros hombres Apostólicos de Dios hoy, ese dispensacionalismo es falsa doctrina. Así como estuvimos de pie contra la semilla de la serpiente, debemos estar de pie contra la doctrina de la novilla roja y que el antiguo Israel todavía tiene un pacto incumplido y no tiene necesidad de salvación en Cristo. Si nadie más se atreve ir a profetizar contra este carnaval del anticristo en Jerusalén, Dios me concederá el tiquete aéreo y lo haré por mi mismo. Estaré de pie en el Monte de los Olivos y en las calles de la ciudad y profetizaré contra Jerusalén, el Monte Moriah, el sacerdocio Talmúdico Babilónico, la novilla roja, Salomon, Richman, Baxter, Lott, MaHanney, y cualquier otra celebridad que se atreva a acompañarlos a la dedicación del trono de serpiente de la bestia.

¿Cuándo Vendrá Jesús Nuevamente?

Jesús dio cuatro señales de su venida inminente en Mateo 24:29.

1.) El Sol se oscurecerá. Se cumple en el 6to Sello. Ap. 6:12.
2.) La luna no dará su resplandor. Se cumple en el 6to Sello, Ap. 6:12.
3.) Las estrellas caerán del cielo. Se cumple en el 6to Sello, Ap. 6:12.
4.) Las potencias de los cielos serán conmovidas. Se cumple en el 6to Sello, Ap. 6:14. (Conclusión: Si éstos se cumplen en el sexto sello entonces el rapto toma lugar en la apertura del 7mo Sello, la 7ma o final Trompeta, y la 7ma Copa).

¿Cuándo será la resurrección y cuándo Cristo reinará de nuevo en persona?

1.) En el día postrero cuando Jesús venga. Juan 11:24.
2.) Después de la tribulación, después de la marca de la bestia, después del anticristo. Ap. 20:1-6.
3.) Al sonar de la final o 7ma Trompeta. 1 Co. 15:52, 1 Ts. 4:16, Ap. 11:15: (Conclusión: Si aquellos que son asesinados por el anticristo están en la primera resurrección, entonces la primera resurrección toma lugar después que el anticristo se revele y persiga a los Santos. La final Trompeta, es la 7ma Trompeta. Vaya y léalo y vea que señala el fin y un nuevo inicio. Resurrecciones múltiples es una falsa doctrina, dónde las palabras “tienen parte” son usadas falsamente para representar grupos diferentes, en lugar de representar correctamente “PARTICIPAN EN)."

¿Cuánto tiempo la Iglesia, el misterio de Dios permanecerá?

1.) Hasta el fin de la tribulación. Mt. 24: 14, 29, 30.
2.) Hasta que la profecía de Joel citada por Pedro se cumpla, el sol se oscurezca etc. Hechos 2:18-20.
3.) Hasta el fin, el día de Cristo. 1 Co. 1:8.
4.) Hasta el fin, en la Revelación de Cristo. 1 Pedro 1:13; 5:1. Hasta que la 7ma Trompeta suene. Ap. 10:7, 11:15. (Conclusión: Joel profetizó que el Espíritu Santo sería derramado sobre los hijos e hijas y luego señaló cuánto tiempo duraría esto, cuando él describió que el sol se oscurecería etc. La profecía de Joel concerniente al sol está en el Sexto Sello. Por consiguiente, el Espíritu Santo y la Iglesia permanecerán hasta la culminación del Sexto Sello).

¿Qué le sucede a los inicuos que pierdan el rapto?

1.) Muchos morirán antes del rapto durante la gran tribulación. (Ap. 8:11, 9:8, 11:18).
2.) Otros serán destruidos de la tierra el día del rapto. (Lucas 17:29-30).
3.) Sus ojos, lenguas, y carnes, se consumirán al resplandor de la venida de Cristo. (Zac. 14:12, 2 Ts. 2:8, Ap. 6:15-16). Estos caerán muertos.

¿Cuándo empieza el Reino del Milenio?

1.) Después de la tribulación, después de la primera resurrección. Ap. 20:5.
2.) Después que satán sea atado mil años. Ap. 20:2 (Conclusión: Los 1,000 años vienen después de la primera resurrección y después que la gran tribulación haya terminado. Empiezan después que Satán sea atado durante 1,000 años. Ya que aun la primera resurrección no ha ocurrido y satán no ha sido atado durante 1,000 años, entonces los 1,000 años del Milenio todavía son futuro).

¿Cómo debemos prepararnos para la gran tribulación?

1.) Mudarse de las ciudades a áreas rurales escasamente pobladas, dónde haya agua natural. Ser cautos y discretos, permitir a una o dos familias pequeñas vivir en su granja gratis, a cambio de labor manual, aparcería, y ayuda con el ganado.
2.) No tener miedo a la pobreza (Ap. 2:9). Si los santos no pueden comprar o vender, debemos granjear, cambiar, y comerciar, para sobrevivir los tres años y medio de la tribulación.
3.) Intentar vivir donde haya poco o ningún impuesto sobre la tierra. Comprar granjas y una cantidad pequeña de ganado. Abastecerse tres años y medio llenos de suministros generales.
4.) Aprender los métodos y formas de tiempos antiguos, comprar herramientas de mano.
5.) Asistir solamente a una Iglesia Pos-Tribu. Saber cuándo empezar la Iglesia subterránea, (no siempre la misma casa, granero, edificio, etc.) y prepararse para adorar en grupos pequeños.
6.) La perfección final de los creyentes es el amor. La tribulación nos enseñará a amarnos unos a otros, respetarnos unos a otros, confíar unos en otros, y compartir entre si.
7.) Debemos permanecer firmes al mensaje Apostólico durante estos tiempos de prueba. No podremos congregarnos con frecuencia, por consiguiente, aprenda la Verdad ahora. Continúe apoyando el Ministerio, incluso así sea con huevos, pan, leches, verduras, o pollo, etc.
8.) El Ministerio probablemente será Hombres de Dios viajeros. Conózcalos a ese obrero entre ustedes. NO reciba a uno que no sea un conocido Pos-Tribu Apostólico. NO incluya en su comunidad a aquellos que sean ignorantes de estos tiempos peligrosos y no puedan mantener sus bocas cerradas, chismosos, ociosos, jactanciosos, y quebrantadores del pacto. Debemos entonces aprender a vivir para Dios, como lo hicieron los Santos bajo 80 años de Comunismo. El sistema del anticristo será exactamente como el Comunismo. En la tribulación, vamos vainilla, llanos, las Biblias serán escondidas, cualquier evidencia abierta de religión será removida. No admitamos nada a los extraños. No confesamos nada ante cualquier corte. ¡Permanezcamos callados! No debemos suplicar al culpable, o no culpable, o no contestar, etc. No demos testimonio alguno en absoluto. Nosotros, como Jesús debemos sostener nuestra paz. Si sufrimos, suframos gozosamente por la causa de Cristo y el seguro bienestar de los Santos.
9.) Debemos evitar la ley, no informar nada a la ley, no espiar a otros para la ley, o comprometernos en cualquier actividad que nos expondría o a otros Santos al daño. No debemos quebrantar leyes excepto aquellas contra nuestra supervivencia y Fe religiosa.
10.) Somos la Iglesia, el Nuevo Israel de Dios, el Cuerpo de Cristo, la tribulación sólo durará tres años y medio, un corto tiempo. Regocíjese cuando sea perseguido. Ame a sus enemigos. ¡Nuestras cargas y ligeras aflicciones son sino por un momento, luego el que ha de venir vendrá! ¡Aún cuando otros prometan un rápido arrebatamiento, o un secreto paseo aéreo antes de todas estas cosas, estamos preparados para soportar hasta el fin, durante el mismo SEREMOS SALVOS (Mateo 24:13)! ¡Que burlones y mofadores se mofen, si no estuviésemos preparados, y no se NOS HUBIERA ADVERTIDO!

Examine los nombres de los hombres listados en las siguiente páginas. Todos ellos creen o creyeron que la Iglesia pasaría por la tribulación. Ninguno de ellos pudo encontrar evidencia histórica que una teoría Pre-Tribu, Mit-Tribu, Copa-Tribu, o Pre-Ira fuese siquiera conocida o creída desde los días de Cristo hasta alrededor de 1800-1830. Los Pre-Tribu, Mit-Tribu, Copa-Tribu, y Pre-Ira deben empezar a recolectar nombres para sustentar sus teorías, empezando con Manuel Lacunza, hacia 1790-1800; John Darby, hacia 1830; Edward Irving, hacia 1830; y Margaret McDonald, hacia 1830. Usted puede ver que estos grupos y sus teorías son “Johnny-viene-últimamente,” y la doctrina del dispensacionalismo es una invención para volver a muchos de la verdad Pos-Tribu de la Parusía de Cristo, a teorías que los llevarán a la aceptación del sistema del anticristo, y luego al anticristo que se levantará en medio de éste.

Impresionante Lista de creyentes Pos-Tribu
Algunos Eran quasi-Pretéristas

JESÚS MESÍAS, Pedro, Andrés, Jacobo, Juan, Mateo, Matías, Tomas, Felipe, Bartolomé, Jacobo hijo de Alfeo, Judas hermano de Jacobo, y Simon el Zelote. El Apóstol Pablo, Timoteo, Juan, Marcos, Barnabas, Tito, Felipe el Diacono, y todos los Ministros de la Iglesia Primitiva del Nuevo Testamento.

El resto están listados en orden alfabético y no según su fecha de nacimiento o defunción: Jay Adams, William Albright, Archibald Alexander, J. A. Alexander, Henry Alford, Oswald T. Allis, S.J. Andrews, Apollinaris, Arius, Matthew Arnold, Francis Asbury, Augustine, G. L. E. Bachmann, H. A. Baker, Glen Barker, Barnabas, David Baron, Freeman E. Barton, Don Basham, Clarence Bass, Walter Bauer, J. Sidlow Baxter, Richard Baxter, W. J. Ern Baxter, George Beasley, L. T. Beckwith, J. A. Bengel, Donald E. Benson, G. Fred Bergin, Louis Berkhof, G. C. Berkouwer, J. H. Bernard, Robert Besancon, Peter Beyerhaus, E. H. Bickersteth, W. E. Biederwolf, R. V. Bingham, Del Birkey, T. R. Birks, C. Y. Biss, W. E. Blackstone, J. Allen Blair, Friedrich Bleek, Horatius Bonar, William Booth, David Brainerd, Al Brickner, Thomas Brightman, Michael Brigmond, J. A. Broadus, Charles Brokenshire, J. W. Brooks, Brother Andrew, Thomas Broughton, David Brown, Lionel Brown, W. G. Brown, F. F. Bruce, William Burgh, Clarke Burkhalter, Herbert W.Butt, John Calvin, Robert Cameron, William Varey, Edward J. Carnell, B. H. Carroll, Buddy Carroll, Johnny Carroll, Alexander Carson, Thomas Chalmers, Robert Chapman, R. H. Charles, T. K. Cheyne, Thedor Christlieb, John Chrysostom, W. W. Church, Adam Clarke, Clement (of Paul), Clement of Rome, Cleomines, Dwayne Clymer Edmund P. Clowney, Commodian, Harry Conn, W. J. Conybeare, C. T. Cook, Coracion, Ed Corley, J. J. Van Costerzee, Miles Coverdale, William Cowper, Wiliam E. Cox, Henry Craik, Thomas Cranmer, Dan Crawford, Herman Cremer, William R. Crews, Alexander Cruden, William Cininghame, Donald Curby Sr. Cyprian, G. H. Dalman, Harvey E. Dana, Lennard Darby, Carles Daubuz, Adolf Deissmann, Franz Delitzsch, Doug Dernier, Joe Doores, Charles Duplisey, H. A. Ebrard, Alfred Edershiem, Jonathan Edwards, John Eloit, C. J. Ellicott, E. R. Elliott, Epigonus, William J. Erdman, J. A. Ernesti, Eusebuis of Caesarea, M. J.Evans, Patrick Fairbairn, A. R. Fausset, Howard Ferrin, Eric Fife, C. G. Findlay, Woodrow Finger, Charles Finney, Charles Fisher, John Foxe, Wayne Frair, August Francke, Alexander Fuller, Daniel Fuller, Eugene Garner, Christian Garret, W. Ward Gasque, Oscar de Gebhardt, C. E. George, Don Gifford, Charles Gore, James R. Graham, W. M. Greathouse, Jack Green, S. G. Green, E. Gresswell, Paul Grubb, H. Grattan Guinness, Robert H. Gundry, Donald Hagner, Robert Haldane, Henry H. Halley, Floyd Hamilton, Harnack, R. Laird Harris, Everett Hasper, James Hastings, Roy E. Hayden, A. C. Headlam, Hgegisippus, Shel Helsley, William Hendriksen, E. W. Hengstenberg, Carl F. H. Henry, Matthew Henry, Edward Hildebrand, Hippolytus, Herschel H. Hobbs, A. A. Hodge, Charles Hodge, Jesse Hodges, J.C. K. von Haufmann, Kim Holt, Edward Horne, Kenneth Horner, F. J. A. Hort, Frank Haughton, Thomas Houghton, W. F. Howard, J. S. Howson, Henry T. Hudson, Archibald Hughes, Philip Hughes, John Huss, Ignatius, Irenaeus, W. H. Isaacs, Frank Jackson, Paul G. Jackson, M. W. Jacobus, Jerome, Orson Jones, Robert Elliott Jones, Russell B. Jones, Adoniram Judson, Justin Martyr, Kenneth Kantzer, Arthur D. Katterjohn, Karl F. Keil, S.H. Kellogg, H. A. A. Kennedy, E. Sidney Kerr, Kenneth Kirkland, T. F. D. Klieforth, John Knox, C. Norman Kraus, D. H. Kromminga, R. B. Kubel, Abraham Kuyper, Lactantius, George E. Ladd, Donald Lance, J. P. Lange, Hugh Latimer, G. V. Lechler, R. C. H. Lenski, Donald Lero, C. S. Lewis, H. G. Liddell, H. P. Liddon, J. B. Lightfoot, John Lillie, David Livingston, E. J. Lohmeyer, C. S. Lovett, William G.Lowe, John Luchies, James S. Lucus Lawrence Lunceford, C. E. Luthardt, Martin Luther, J. Gresham Machen, H. R. Mackintosh, Bruce N. McPherson, Dave McPherson, Norman McPherson, Walter A.Maier, C. D. Maitland, S. R. Maitland, Dan Malachuk, Julius Mantey, J. C. Maris, Peter Marshall Jr., H. L. Martensen, Walter R. Martin, Henry Martyn, Cotton Mather, Kenneth Maurer, Philip Mauro, Jack McAlister, Richard McCartney, Robert McCheyene, James H. McConkey, Alexander McLaren, Raymond McLaughlin, S. I. McMillen, A. H. McNeile, Robert McNeill, John McNichols, Robert McQuilkin, Joseph Mede, Phillip Melanchton, Melito, Meloon, Methodious, H. A. W. Meyer, A. Berkley Mickelsen, Jessie Mills, George M. Milner, Robert Moffat, Montanus, JohnWarwick, Montgomery, Dale Moody, G. F. Moore, William Moorehead, G. Cambel Morgan, Leon Morris, Robert Morrison, H. C. G. Moule, James Moulton, Ernst Mueller, George Mueller, Andrew Murray, Iain H. Murrray, Nepos, Eberhard Nestle, Benjamin Newton, Sir Isaac Newton, John Newton, Roger R. Nicole, R. L. Nissley, Noetus, W. O. E. Oseterley, C. Von Orelli, Origen, J. Edwin Orr, John Owen, Franics Paget, Ian Paisley, Papias, Joseph Parker, Blasise Pascal, John G. Paton, Leory Patterson, J. Barton Payne, James Payne, A. S. Peake, Duane Pederson, Tom Peters, J. B. Phillips, M. Pinault, Polycarp, Polycrates, E. J. Poole, Pothinus, A. W. Post, Praxeas, Gerald Primm, Bernard L. Ramm, Leonard S. Reid, Robert G. Rayburn, Donald Reckart, Gary Reckart, Sr. Gary Reckart, Jr. Douglas Reddick, Paul Rees, Alexander Reese, W. Harry Rimmer, J. C. H. Rinck, A. T. Robertson, M. F. Roos, Goerge Rose, W. J. Rowlands, Larry Joe Ruley, R. J. Rushdoony, J. C. Ryle, Sabellius, William Sailer, George Salmon, John Scanzoni, Francis A. Schaffer, A. Von Schlatter, Herman Schultz, Anderson Scott, Robert Scott, Thomas Scott, J. J. Scruby, Michael Servetus, E. Shackleton, John T. Sharrit, Peter Shebley, T. T. Shields, Teignmouth Shore, Charles Simeon, A. B. Simpson, Emory Simmons David Smith, George Smith, Oswald Smith, Jimmy Smithson, Henry Soltau, A. Souter, Charles H. Spurgeon, Francis Steele, J. M. Stifler, John R. W. Stott, A.H. Strong, Moses Stuart, C. T Studd, Ray Summers, J. Grant Swank Jr., H. B. Swete, Iain Tait, Richard Taylor, W. Therodore Taylor, Merrill C. Tenny, Tertullian, J. H. Thayer, J. W. Thirtle, William C. Thomas, D. A. Thompson, Arthur Thrush, Bud Tingle, C. Von Tischendorf, J. H. Todd, Alan Toms, A. M. Toplady, Samuel P. Tregelles, Virtinga, Geerhardus Vos, C. T. Walrond, B. B. Warfield, G. Henry Waterman, Issac Watts, A. S. Way, Cary N. Weisiger III, G. Christian Weiss, Charles Wesley, John Wesley, Nathaniel West, Henry G. Weston, R. F. Weymouth, William Whiston, W.S. Whitcombe, Frank H. White, George Whitefield, William Wilberforce, Roger Willaims, Robert Dick Wilson, G. B. Winer, Richard Wolffm, A. Skevington Wood, C. Stacey Woods, Paul Woolley, C. H. H.Wright, James Wright, Robert Young, Ronald Youngblood, Theodore Zahn, Samuel Zewmer, Ulrich Zwingli.

Parte 1  |  Parte 2  |  Parte 3  |  Parte 4  |  Parte 5  |  Parte 6  |  Parte 7  |  Parte 8  |  Parte 9

Volver Al Índice de Profecía

Página de Inicio